lunes, 18 de abril de 2011

El Intimo con Solange: "Ser la última mujer del juego, es muy importante para mí"


Luego de su expulsión, Solange Gómez tuvo su espacio íntimo donde recorrió junto a Mariano Peluffo lo mejor y peor de su pasaje por Gran Hermano 2011. La tucumana respondió todas sus preguntas y con la frescura que la caracteriza remarcó todo lo positivo que se lleva de una experiencia inolvidable.

Solange comenzó expresando su felicidad por haber sido la última mujer en salir de la casa, y aclaró que fue muy importante para ella. La tucumana temía salir en las primeras expulsiones y, de repente, se encontró formando parte de la última placa telefónica a metros de la final.

Fue un recorrido duro, donde tuvo que remar mucho y sobrellevar muchas situaciones donde se sintió sola. A pesar de eso, Solange aclaró que se divirtió mucho, más aún en las instancias finales ya que al comienzo le afectaron demasiado las peleas y discusiones donde ella asume que se comportaba muy caprichosa.

Solange remarca dos momentos bien intesos en la casa y que situaron un vuelco en el juego. Por un lado, la sanción del público por los destrozos de la casa y, la otra instancia, fue el ingreso de los 4 ex concursantes. Sol explica: "Después que entraron los 4, casi me voy, fue un shock muy grande, no podía entender nada. Tener a 4 participantes que sabían todo del afuera fue fuertísimo, por suerte me quedé. Ahí hubo un clic en mí. Pensé en jugar y empezar a divertirme con cosas que antes me hacía problema."

Solange, sin dudas, sorprendió y su perfil fue mutando a medida que el juego avanzó. "Me alié con los chicos, me ayudó bastante apartarme de la chicas, nos estábamos eliminando", explica la tucumana y agrega: "Era remarla semana tras semana, siempre mi cabeza estaba afuera en todas las placas, para no hacerme un mal a mí también."

Asimismo, Mariano Peluffo le recordó las dos placas fuertes que atravesó exitosamente y la poca diferencia que sacó del mano a mano con Cucho. "Sé que tengo mucho apoyo, me dí cuenta porque pasé dos placas fuertísimas. Agradezco siempre a la gente que me apoyó y ayudó a llegar a esta instancia."

Luego llegó el momento de hablar de sus compañeros y fue inevitable que salgan a la luz sus relaciones más cercanas, tanto por la amistad como por la rivalidad.

Con respecto a Emiliano, ella quiere que sea el ganador del juego, guarda un profundo cariño por él y espera que sigan con su relación afuera. "Cuando Emi volvió a entrar lo noté diferente porque a mí no se me veía muy bien (...) después todo se fue ordenando, el apostó a un juego diferente como el mío y la mejor de nuevo."

La entrevista se derivó en la obsesión de Cristian por sacarla del juego y Solange lo explicó: "Todo empezó cuando me quedé en aquella placa con Pamela. A mí se me subestimaba mucho en la casa, eso fue el shock más grande, no esperar que yo pudiera pasar esa placa. Sumado a gritos, que a Cristian lo volvían loco, se dejaba llevar por la bronca. Yo, en ese momento, le dije que no le iba a dar el gusto del mano a mano."

Asimismo aclaró que con los cuatro finalistas el saludo del final fue muy sincero y que hay muchas cosas que tanto ella como sus compañeros hicieron en la casa por juego y que afuera no harían. Por eso, anticipa que una vez que el juego termine todo será diferente.

Con respecto a la dupla: Chizo-Pame, Solange aclaró que con ellas nunca hubo muy buena relación y que tampoco le interesa que haya. Tampoco entiende mucho la bronca de Gisele ya que se nominaban mutuamente y la rivalidad existió desde los comienzos.

Cuando el conductor le preguntó sobre el saldo de esta experiencia, Solange concluyó: "El cambio en mí, un crecimiento personal impresionante, mi cabeza no es la misma, soy mucho más independiente, me ayudó a madurar muchísimo, era muy dependiente de mi mamá. Me banqué situaciones en la casa, sola. Siento que ahí crecí y maduré y eso me ayudó en el juego."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores