miércoles, 26 de enero de 2011

Sebastián De Caro: "Necesitamos dramatizar la vida" (La Nación)


Sebastián de Caro, panelista de "El Debate" de Gran Hermano 2011, fue entrevistado por Paula Gingins para el diario La Nación. En la nota, el actor y productor declaró que necesitamos dramatizar más la vida y explicó cómo fue que decidió formar parte del staff del reality.

La nota pueden leerla completa en el siguiente LINK. A continuación te dejamos unos fragmentos de las declaraciones de Sebastián De Caro.

Lo primero es preguntarle qué le sedujo de participar, como panelista, en el debate de Gran Hermano . "Cuando me lo propusieron, me pareció una idea extraña -rememora-. No sé si yo me hubiera llamado para integrar ese panel. Tenía algo de riesgoso: porque nunca había hecho un programa en vivo, y porque era como sacarse una mochila de esa especie de intelligentzia medio pelotuda de los medios, que supone ser como los campeones del buen gusto y la cultura, y me parecen una banda de tarados", dice como enojado, aunque en realidad, no aparenta estarlo, sino divertirse bastante. "Entonces me pareció buen tester de ver quién tenía humor y quién no. Y, dicho y hecho: porque por suerte más de la gente que yo creía tenía buen humor y capacidad de entender lo que era realmente importante. Ni yo había trabajado antes en la BBC de Londres, ni esto era vender paco en la calle", aplica la misma ironía con la que se destaca en el panel. Y sigue: "Me divierto mucho. Es que a veces se dramatiza demasiado. Se le otorga a los programas de televisión una responsabilidad muy dramática -reflexiona-. El morbo está en el ojo del que mira y eso es lo que revela la gente: sentirse mórbida. Pero está el que ve morbo, el que ve diversión, el que ve juego o chusmerío. A todos nos detona todo", opina.


-¿Cómo percibís la dinámica del panel?


-Celebro siempre lo heterogéneo, y la diversidad en el panel es lo mejor que tiene. Celebro que nos divirtamos con nuestras diferencias. En una primera línea de lectura, me hubiera preocupado por eso en la selección de participantes. Es decir, a la larga, después de un mes y pico de juego, nos damos cuenta de que los participantes terminan siendo bien diferentes, pero si hubiera hecho el casting hubiera sido más extremo y tal vez más criticado; hubiera tratado de que eso que ves en el panel, se viera representado hasta físicamente dentro de la casa.


-¿Cuál sería, para vos, el aporte de GH ?


-Antes de estar en el panel, era bastante fanático. El otro día me preguntaban qué opinaba de que los programas se vieran invadidos por cierto tono reality. Para mí es al revés: los realities se ven invadidos por el drama aristotélico; el drama de tres actos, el del bueno, el malo, el villano? Necesitamos dramatizar la vida, no hacer reales los concursos. La gente se engancha cuando entra el drama en términos de conflicto, cuando se ficcionaliza la realidad. Por eso el experimento es tan bueno y se hace en todo el mundo. Porque lo que emerge es ese orden divino del bueno, el malo, el chivo expiatorio? y eso es lo fascinante, donde cada uno encuentra lo que quiere ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores